Seleccionar página

Sin darnos cuenta llega Septiembre y después de todo el verano saliendo con amigos, haciendo viajes y comiendo como nos da la gana, caemos en cuenta de que no nos hemos cuidado lo suficiente. Resulta que hemos hecho poco ejercicio físico y lo estamos empezando a notar en esos kilitos de más y simplemente pensamos que ya es hora de volver a la rutina.

La verdad es que para muchos volver a entrenar, es más algo que deben autoimponerse, que algo que realmente les guste. Muchos ven la vuelta a la rutina con malos ojos y es que, ¿A quién no le gustaría seguir de vacaciones un par de semanas más? Aun así sabemos que ese momento va a llegar y que cuidar de nuestro cuerpo no es una opción.

Ahora voy a darte unos consejos para que puedas empezar a entrenar en septiembre sin ningún problema y además puedas disfrutar de ello como nunca.

  • Comienza poco a poco. Ambos sabemos que después de un tiempo de inactividad no estamos en la misma forma física que cuando estábamos entrenando, ni moveremos los mismos pesos, por lo tanto es mejor empezar de forma progresiva y pensando en la importancia de ser constante cada día.
  • No elijas nunca un lunes o un día en específico para empezar a entrenar, simplemente comienza hoy. Porque si no siempre estarás procrastinando y para cuando quieras darte cuenta llegará navidad o el verano siguiente y no habrás hecho absolutamente nada.
  • No uses la excusa del tiempo o la carga de trabajo. Los primeros días siempre puedes elegir entrenar temprano, esto hará que estemos más activos desde primera hora de la mañana, además de que luego tendremos la tarde libre para otras actividades.
  • En el caso de que no te guste entrenar solo, siempre puedes hablar con algún amigo o conocido que se encuentre en la misma situación que tu, con la intención de poneros de acuerdo para entrenar juntos. Entrenar en compañía siempre es más divertido.
  • Aunque por tu cuenta puedes empezar a entrenar en casa o salir a correr en la calle, siempre es buena idea apuntarse a un centro deportivo o contratar un profesional, que además de ayudarnos a programar nuestros entrenamientos y resolver las posibles dudas que nos vayan surgiendo, estará igual de comprometido que nosotros para ayudarnos a conseguir nuestros objetivos.

Creo que estos sencillos cinco consejos pueden ayudarte a conseguir que la cuesta de septiembre no se te haga demasiado empinada. Aunque me gustaría recalcar que estos consejos o cualquiera que pueda darte no será suficiente si realmente no estás comprometido, así que deberías meditar sobre lo importante que es para ti conseguir los objetivos que quieres y tomar acción en consecuencia.

EL CAMBIO COMIENZA AHORA

Si estás dispuesto a comprometerte contigo mismo, con tu salud y con tus objetivos, puedes concertar una entrevista conmigo en la que puedo asesorarte sobre la mejor manera de conseguirlo.

Share This