Seleccionar página

Lo cierto es que tener una vida activa es algo que, por desgracia y debido al ritmo de vida de esta generación cada vez es menos frecuente. Y aunque ir a trabajar todos los días, llevar a tu hijo a clases particulares o tener que hacer las tropecientas tareas que se dan en nuestro día a día puede considerarse como actividad, muchas veces estos trabajos son muy sedentarios y todas estas tareas las hacemos en coche, caminando lo mínimo posible. Así que al final nos movemos, si, pero no lo suficiente.

Hoy os voy a hablar sobre algo que creo que todo el mundo tiene claro y es que el ejercicio físico proporciona beneficios enormes sobre la salud, pero muchas veces no sabemos cuales son o cómo nos afectan. Aquí os escribo siete beneficios:

  • Nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos, ya que durante y después de realizar actividad física liberamos ciertas hormonas que nos dan una sensación de bienestar, además de la satisfacción del trabajo bien hecho.
  • Nos ayuda a «controlar» nuestro peso porque regula ciertos aspectos de nuestro metabolismo, ayudándonos a bajar de peso o encontrar y mantenernos en un peso saludable.
  • Fortalece y aumenta nuestra musculatura. El ejercicio de fuerza realizado de forma regular, aumenta nuestra masa muscular haciéndonos más fuertes, más ágiles y menos propensos a lesionarnos en nuestra vida cotidiana.
  • Mejora nuestra salud cardiovascular. Mejora la fuerza de nuestro corazón lo que aumenta el flujo sanguíneo, además se produce una capilarización mayor, lo que nutre más y mejor a nuestro organismo.
  • Previene enfermedades. Lo cierto es que la actividad física adaptada a tu capacidad y a tus limitaciones, no solo previenen y retrasan la aparición de ciertas enfermedades sino que además ayudan a mejorar la sintomatología y la forma en la que convives con ellas.
  • Mejora nuestro entorno social. Aparte de los beneficios físicos que nos proporciona la actividad física, muchas personas lo realizan también por incrementar su tiempo en sociedad, realizando actividades de forma grupal o en solitario. Por tanto siempre encontraremos a alguien con nuestros mismos intereses, gustos u objetivos con quien compartir.
  • Nos hace crecer como personas. Parece una tontería, pero realizar actividad física de forma regular nos hace más disciplinados, nos enseña valores y nos ayuda a gestionar nuestras emociones.

Aunque podría extenderme muchísimo más, por ejemplo en cómo mejora nuestra calidad de sueño o nuestra vida sexual y daría hasta para un libro completo, he querido escribírtelo de forma simple y para que puedas entender de un vistazo rápido todo lo que la práctica regular de cualquier actividad física es capaz de hacer por ti.

EL CAMBIO COMIENZA AHORA

Si estás dispuesto a comprometerte contigo mismo, con tu salud y con tus objetivos, puedes concertar una entrevista conmigo en la que puedo asesorarte sobre la mejor manera de conseguirlo.

Share This